Trekking en Fogo

Información

general

Itinerario

CERO CO2

Información

práctica

Seguridad y

Equipamiento

el VIAJERO

RESPONSABLE

Descargas

y Recursos

Desarrollo de la ruta

La ruta está diseñada para pasar en Fogo un mínimo de cuatro días. El primer día se propone la visita a São Filipe y los demás son los del trekking propiamente dicho, que se divide en cinco tramos. Se proponen dos opciones de salida, partir desde Saoa Filipe o partir desde Miguel Gonçalves. El quinto tramo es el ascesnso a Pico de Fogo y para realizarlo es necesario contratar los servicios de un guia.

01

día

Visita a pie al centro histórico de São Filipe

La vista al centro histórico se inicia en la sede de la Câmara de São Filipe,  un sobrado al que el Proyecto SOSTURMAC ha dotado de un sistema solar fotovoltaico y de medidas de eficiencia energética, para contribuir a la mejora sostenible de este entorno patrimonial.

Continuaremos la visita por el centro histórico que es muy acotado y dispone de señalización patrimonial lo que nos permitirá ir descubriendo sus elementos más importantes, como

  • Los sobrados (existe más de media centena de estas antiguas casonas). 
  • La Iglesia matriz de Ntra. Señora de la Concepción.
  • El Museo Municipal.
  • La Casa de la Memoria.
  • La Plaza 4 de septiembre.
  • El Fortín Reina Carlota / Faro de San Pedro.

Podemos terminar la visita en el Hotel Colonial (un buen ejemplo de sobrado, convertido en alojamiento turístico, que aplica medidas de gestión energética sostenible), tomando algo en su agradable terraza. Otra alternativa es, si nos apetece un baño, bajar a la Playa de Ntra. Sra. de la Encarnaçao.

02

día

São Filipe o Miguel Gonçalves – Ponto Alto do Sul

Tanto si iniciamos el trekking en el tramo 1 o en el tramo 2 deberemos hacerlo lo antes posible para aprovechar las horas más frescas del día.

Tramo 1. Sao Filipe – Miguel Gonçalves

Saliendo desde São Filipe, el trekking comienza afrontando las empinadas rámpas de asfalto de la capital. Los primeros kilómetros los realizamos, rodeados por plantaciones de acacias americanas (acacia prosopis), por la carretera principal hasta Brandão. Allí hay un cruce y cogeremos la pista que sale a la izquierda y que asciende por esta medianía amesetada. Avanzamos entre barranquillos, vaguadas y colinas, encontrando buenas representaciones de arquitectura rural tradicional, rodeadas de plantaciones de maíz, vid y otros cultivos, así como de las omnipresentes acacias. Y así llegaremos a los viñedos Maria Chaves, ascenderemos por la pista que los atraviesa y llegaremos a la Bodega Monte Barro.

Una vez visitada la bodega, reemprendemos el camino, ascendiendo hasta la parte alta de los viñedos (900 msnm). Veremos uno de los depósitos de agua de la finca. Desde alli salen varias sendas (algunas poco claras) que suben hasta el caserío de Miguel Gonçalves, ya en la carretera principal que recorre esta zona de forma trasversal. 

Teniendo en cuenta que ya habremos acumulado unas cuatro horas de ruta, una opción interesante es visitar la Quesería de Cutelo Capado (Monte Grande). Se encuentra a media hora de Miguel Gonçalves, en el pueblo de Monte Grande. Al llegar a las primeras casas cogemos una pista de tierra que sube a mano izquierda. La quesería está muy cerca. Esta visita supone una inversión mínima de dos horas extra de ruta. 

Tramo 2. Miguel Gonçalves – Ponto Alto do Sul

Desde Miguel Gonçalves, a 1.000 msnm, parte el sendero que nos llevará al punto más elevado de la Serra-Bordeira, el Ponto Alto do Sul, a 2.430 msnm. 

El primer tramo es suave y está dominado por la visión del Mt. Duarte, que iremos rodeando por la izquierda, avanzando por un terreno surcado por vaguadas y con bastante vegetación. Pasaremos por las casas de Bambaiam y por un puesto de vigilancia de incendios, donde la senda va girando poco a poco hacia la izquierda, metiéndose en la cabecera del Barranco de Losna. Ahora comienza la parte más dura y complicada de la caminata; terrenos de dificultad extrema donde los caminos aparecen y desaparecen como por arte de magia. Empinadas laderas, enormes crestas y paredes rocosas, corredores de picón (lapilli) y escorias volcánicas donde es fácil resbalarse y hasta hundirse. El avance es muy complicado (a veces requiere de trepa). La antena de telecomunicaciones del situada Ponto Alto do Sul será el único punto de referencia seguro (aunque en algunos tramos se pierde totalmente su visión).

En la cota de los 1.950 msnm entramos en el Parque Natural de Fogo. Cada vez que echemos la vista atrás tendremos unas panorámicas impresionantes de la vertiente suroeste de la isla.

Ya en zona de cumbre, el terreno gana en consistencia y horizontalidad. Por fin llegamos al Ponto Alto do Sul, el punto más alto de la Serra-Bordeira. Desde ahí tendremos ante nuestros pies una caldera (Cha das Caldeiras) y un volcán (Pico do Fogo) que conforman un paisaje de otro mundo, un terreno auténticamente lunar que corta la respiración.

Llega el momento de buscar un sitio para pasar la noche y la mejor opción es acampar en las cuevas que hay en la zona (previa puesta en conocimiento y autorización oficial por parte de la administración del Parque Natural). 

Este tramo puede hacerse en unas seis horas (sin contar las dos horas de visita opcional a la Quesería de Cutelo Capado). Por tanto, si hemos salido desde São Filipe, en este primer día habremos hecho unas nueve horas de dura caminata.

03

día

Punto Alto do Sul – Chã das Caldeiras

En el segundo día caminaremos desde Punto Alto do Sul, en la Bordeira, hasta la localidad de Portela, en Cha das Caldeiras. Cogeremos la ruta sur, que nos llevará hasta Corral d’Asno (la entrada principal al Parque Natural do Fogo), pues es más corta y segura. La caminata está dividida en dos tramos bien diferenciados.

Tramo 3. Punto Alto do Sul- Corral d’Asno

Cogeremos el sendero de la Bordeira en dirección Este e iremos cresteando las gigantescas paredes que conforman esta muralla rocosa. Siempre disfrutando de las panorámicas de Chã das Caldeiras, vamos descendido lentamente conforme el anfiteatro va perdiendo altura. En el pico Ourela de Ponto Alto (2300 msnm) haremos una parada para descansar y disfrutar de las últimas vistas de la caldera desde la Bordeira, que a partir de este punto se abre totalmente en su parte oriental.

Seguimos el descenso y empezamos a disfrutar también de las vistas hacia la vertiente sureste de la isla, dominadas por los campos de lapilli, conos y coladas volcánicas y por algunas poblaciones. Es en esta zona donde también encontraremos comunidades de Lengua de Vaca (Echium vulcanorum), endemismo vegetal símbolo del parque. 

Cuando lleguemos a la cota de los 1820 msnm encontraremos una bifurcación a la izquierda que, dando un giro de casi 180 grados, nos hace descender suavemente por la parte derecha del Monte Cruz (si seguimos recto nos saldremos del Parque e iremos a parar a la localidad de Cabeça Fundão). Pronto llegaremos a la carretera de acceso al interior de la caldera. Entonces tenemos la opción de coger a la derecha y avanzar por ella medio kilómetro, hasta llegar a la curva de Corral d’Asno, la entrada principal al Parque Natural de Fogo, punto de foto obligada junto al cartel del parque y el Pico do Fogo al fondo.

Hasta aquí habremos hecho unos 6 km, descendido unos 700 metros, invirtiendo unas 3 horas de marcha.

Tramo 4. Corral d’Asno-Portela (por Pico Pequeño)

Tras las fotos y el descanso en el punto de entrada al Parque Natural de Fogo, volvemos sobre nuestros pasos por la carretera que conduce a Cha das Caldeiras. En media hora nos encontraremos el corte de la antigua calzada (ahora sepultada por la erupción de 2014-2015) y la desviación hacia la nueva vía que lleva a la localidad de Portela. Es el cruce de Cova Tina”, un punto de interés paisajístico sobresaliente. Continuamos de frente, por la antigua carretera, y en cinco minutos nos encontraremos con la colada de lava petrificada que la atraviesa e impide seguir por ella. Es entonces cuando, a mano derecha, tomamos el sendero hacia Pico Pequeno (2.067 m), que asciende por la base del gran volcán rodeando las coladas de las erupciones de 1995 y 2014-2015. El camino nos lleva a la parte superior de las dos grandes grietas por donde manó la lava en esta última. A partir de ahí comienza el descenso hacia Portela atravesando, en el último tramo, plantaciones de vid sobre campos de cenizas volcánicas. 

Una vez allí buscaremos el alojamiento reservado para pasar la noche, nos organizaremos con nuestro guía y confirmaremos el medio de transporte para regresar a São Filipe al día siguiente. No podremos irnos a la cama sin antes volver a disfrutar del maravilloso cielo nocturno del Parque Natural de Fogo.

04

día

Pico do Fogo

Para realizar el ascesnso a Pico de Fogo es necesario contratar los servicios de un guia local experto.  Debemos Iniciar la marcha con las primeras luces del día.

Tramo 5. Portela- Pico do fogo

El objetivo principal de este día es hacer cima en el Pico do Fogo (2.840 m), observar el interior del cráter y disfrutar de las vistas que, como se comprenderá, son más que espectaculares. Lo haremos por su cara norte y para conseguirlo debemos salvar un desnivel de más de 1.000 metros (subida y bajada) con inclinaciones superiores al 80 %. Todo un reto, después de dos días de dura marcha.

La subida comienza con una caminata de 30 minutos desde Portela hasta el pie del volcán. Avanzaremos por una pista que, entre coladas, campos de cenizas y plantaciones de vid, discurre muy cercana al Monte Preto (1.841). Pronto encontraremos, a la derecha, el camino de subida al punto más alto en Cabo Verde.

Una larga y estrecha veta rocosa es el único camino firme que permite el ascenso por la cara norte. Conforme ganamos altura y nos acercamos a cima, el frío se intensifica, obligándonos a usar ropa de abrigo (la temperatura puede desdender hasta los cero grados centígrados). Al llegar a la cumbre, todo el esfuerzo realizado se ve compensado por las magníficas vistas de todo el conjunto volcánico.

Una vez en la cima, tras disfrutar de la vista del cráter (500 metros diámetro y 180 de profundidad) y sentir sus fumarolas, el descenso se realiza también por la cara norte, pero esta vez por una empinada ladera de cenizas y escorias volcánicas. Con las debidas precaucaciones técnicas, se trata de un descenso rápido y divertido, ya que en muchas partes podremos bajar deslizándonos por la pendiente.

Al llegar a la base del volcán volvemos a coger la pista de regreso a Portela. Una vez allí, visitaremos la sede del Parque Natural de Fogo y el resto de puntos de interés de esta localidad sepultada por la lava.

VOLVER A LAS RUTAS